Claves para una jardinería sostenible

Planificación y diseño

Hay que tener en cuenta las condiciones climáticas y microclimáticas del lugar, la vegetación existente y las condiciones topográficas, así como el uso que se desea hacer del jardín.

Mantenimiento adecuado

Muchas prácticas culturales pueden ayudar a ahorrar agua en el jardín, desarrollando plantas más endurecidas y con un sistema radicular más eficaz.

Cubiertas de suelo

El uso de cubiertas (“mulching”) evita la pérdida de agua en superficie y el mayor aprovechamiento en la zona de raíces.

Análisis del suelo

Las características del suelo acotan el número de especies a utilizar. La Xerojardinería favorece la utilización de las más adecuadas.

Selección adecuada de las plantas

Para asegurar el éxito hay que tener en cuenta los factores medioambientales de la zona donde se encuentra el jardín. El conocimiento de la vegetación autóctona es imprescindible.

Riego eficiente

Ni excesivo ni escaso. Conocer las necesidades reales de las plantas y utilizar sistemas de optimización del uso de agua, mejora los resultados.